Ella vive condenada y yo sin mermelada

Ella se para a las 5 am, se baña, prepara el desayuno de los niños y alista su uniforme antes de hacerle parada a la combi. Yo me paro a las 7 am, me baño, bajo con el desayuno medio preparado y alisto mi computadora. Ella llega a su trabajo cansada y preocupada por susContinue reading “Ella vive condenada y yo sin mermelada”